was successfully added to your cart.
Ilustración

La ilusión de Maya

La primera vez que enfrentas las ilustraciones tan sumamente logradas y detallistas de Irma Gruenholz, te preguntas si tus ojos están viendo en sus escenografías y personajes una representación gráfica generada con la ayuda de software de edición 3D (para emular, con ello, iluminaciones, texturas y colores con un grado de detallismo tan hiperrealista que casi parecen imposibles), o si realmente, es todo más sencillo y se trata de imágenes elaboradas con materiales reales, que no emulan absolutamente nada, y que, gracias a la pericia técnica y formal de su creadora, se subliman y convierten en verdaderas fantasías hechas realidad (con su ancho, altura y profundidad), en donde la complejidad estriba en su esmerada y cuidada sencillez, realzada por la extraña quietud tibia que en ellas se respira.

Irma Gruenholz - frogwoman
Frogwoman – © Irma Gruenholz

Y, efectivamente, de eso mismo se trata: de ilustraciones construidas con plastilina y otros diversos materiales (como suelen ser, más usualmente, papeles, cartulinas y cuerda) que permitan trabajar a I. Gruenholz con composiciones volumétricas que, posteriormente, serán fotografiadas y optimizadas de cara a su entrega final al cliente, y a su inserción definitiva en el soporte o medio de difusión a través del cual deban vehicularse, normalmente (y en palabras de la propia ilustradora) «libros, revistas, anuncios, marketing online, packaging, etc.», así como también «maquetas [con arcilla polimérica] para presentaciones, prototipos y ficticios». De hecho, muchos ya hemos visto su trabajo en diferentes medios y, tal vez, ni siquiera lo sabíamos: aquí en España, en las cortinillas de Cuatro, o en el Logoparade de la revista masculina Esquire, organizado para celebrar su aniversario. Más recientemente, y a nivel internacional, I. Gruenholz y sus trabajos han sido elegidos para aparecer dentro del catálogo «200 Best Illustrators Worldwide» (publicado por Lürzer’s archive) en su edición de 2011/2012.

Irma Gruenholz - Ito
Ito – © Irma Gruenholz

En resumen, tal vez la conclusión general más importante que se puede extraer del portafolio de I. Gruenholz, una vez superada la sorpresa inicial de saber que éste se sustenta en una importante porción de trabajo manual (de taller, y de cocina de materiales, evidentemente muy depurado y equilibrado), sea que hay un aspecto muy curioso en unas representaciones tan elaboradas, que parten del trabajo con ingredientes y soportes físicos reales; ello es que tendemos a identificarlas intuitivamente, y a identificarnos rápidamente en ellas, de la misma forma en que nos reconocemos en las cosas: extrañadamente, centrados en cómo la calidad y prestancia de los materiales que conforman la representación, los identificamos con la realidad y que, al estar convenientemente realzados y tratados, nos llevan a evocar la posibilidad de que no sean, en efecto, reales, sino simulaciones.

La ilusión de Maya lo llaman en Oriente…

Enlaces:
· Irma Gruenholz
· En Vimeo
· Blog

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso Utilizamos cookies