was successfully added to your cart.

Vivimos a través de imágenes. Enmarcados en pantallas que además nos permiten diseñarlas, y con suma facilidad: en Internet podemos basar nuestro cajón desastre (para tomar fotografías, tipografías, plugins, scripts especiales, etc.) y hasta nuestra herramienta de edición digital (hay algunos softs gratuitos para descarga o trabajo online bastante curiosos). Y si hablamos de soportes móviles y Tablet PCs, la cosa está más interesante aún, tras ver ejemplos como éste y medir sus posibilidades (como juguete y herramienta de trabajo real):

Paper, App para iPad de FiftyThree

Y es que, entre profesionales y amateurs, cada vez somos más los que andamos creando imágenes, gracias a esos motores de búsqueda, bancos fotográficos y redes sociales que, desde principios de la década pasada, vienen surgiendo (desde Flickr o Google Images, a Instagram); pero también gracias a la «simplificación» del proceso que ofrecen los medios digitales. Demasiadas facilidades quizás: el trabajo se parece peligrosamente a un juego. Algo nocivo, no tanto para profesionales, como para clientes y público ajeno, que a veces estiman las profesiones de la cultura como algo fácil e intuitivo… Cuando no un camelo.

FromHereOn-Manifesto
From Here On, Manifiesto de Les Rencontres d’Arles (2011) para la cultura visual

Aún así, este juego (que se parece en realidad más a una guerra), hace que esas y otras razones de la larga lista de contras para la creatividad visual queden en nada cuando, cualquiera de nosotros (desde el profesional al estudiante, pasando por los propios clientes), puede expresarse y experimentar con sus aptitudes técnicas dibujando, pintando… Y reinterpretando, copiando, ajustando, reversionando, modificando imágenes que existían previamente.

Porque, como dice el interesante manifiestoFrom Here On (publicado en la edición de 2011 del festival de fotografía Les Rencontres d’Arles), «estamos sentados sobre filones de imágenes»… Imágenes que nos hacen ricos en ese sentido de ilimitadas posibilidades creativas que, irónicamente, están basadas en originales pasados (nuestra tradición actual es la de la copia, sin duda), pero que también nos pueden hacer ricos en el otro sentido: en el monetario. Aunque eso es otra historia, que se complica con la cita / copia / apropiación digitales de la actualidad.

Por el momento, podéis y debéis copiar, citar, difundir (nunca apropiaros) de todo o parte de esto si estáis de acuerdo, o todo lo contrario. (;

Enlaces

· «From Here On», Manifesto for visual culture via Explore
· FiftyThree

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso Utilizamos cookies