was successfully added to your cart.

Está claro que para desarrollar un proyecto de imagen y comunicación publicitaria es fundamental identificar las necesidades reales del cliente, comprender su modelo de negocio y conocer qué gustos y lenguaje definen al público al que pretende dirigirse.

Estudiado el caso, toca ponerse manos a la obra y desarrollar el trabajo. Y para ello lo principal es tener un método. Cada proyecto es un mundo y en cada casa tienen sus fórmulas para resolverlos… Pero, en general, (y dependiendo de la complejidad del trabajo a desarrollar y de las disciplinas necesarias para ello) todas tienden a seguir estos pasos:

1. POSIBILIDADES & PLANIFICACIÓN DE LA ESTRATEGIA

En la reunión inicial con el cliente examinamos sus necesidades, idea de negocio y objetivos a cumplir. Vamos premeditando (durante y después de la reunión) qué estilo gráfico y disciplinas habrá que asumir para levantar el proyecto…

… Sin olvidar la financiación: sabiendo cúanto dinero puede destinar el cliente a nuestra colaboración, calculamos las soluciones y el tiempo que podemos nosotros invertir en él, reflejándolo en un presupuesto detallado.

2. DESARROLLO DE LAS APLICACIONES

El primer paso en la realización de los trabajos lo da siempre el cliente, abonando una entrada del presupuesto con la que dejará la pelota en nuestro campo: siguiendo el briefing, elaboramos unos bocetos avanzados del proyecto que presentaremos en una siguiente reunión (o varias, según el caso) para confirmar que todo va en la línea acordada.

Es imprescindible advertir al cliente de la importancia que tiene esta fase: será la última en el desarrollo del proyecto en que podrá hacernos sugerencias y cambios. Una vez superada esta etapa, las siguientes son puramente técnicas y su control es tarea nuestra.

02-El-proceso-de-la-creación

3. MADURACIÓN

Con el proyecto prácticamente terminado, pasamos a estudiarlo en busca de pequeños detalles sueltos (a nivel técnico, gráfico, de experiencia de usuario, de matices en la comunicación…), para corregirlos y dejar listo un trabajo óptimo. ¡Eso sí! Cuidando de que nuestro celo en la maduración no desborde los presupuestos y tiempos de ejecución asumidos.

03-El-proceso-de-la-creación

4. ENTREGA FINAL

Las aplicaciones desarrolladas se entregan al cliente, bajo la forma e instrucciones de uso con que deba usarlas cuando el caso lo requiere (como, por ejemplo, cómo usar un gestor CMS si, anteriormente, no había trabajado con uno), cerrando así la estrategia planificada para el caso.

04-El-proceso-de-la-creación

En definitiva, esta metodología básica es un proceso que nos habla del verdadero origen del diseño como disciplina para la producción industrial, y que podría resumirse en sus cuatro pasos como:

1. Estudiar antes de presupuestar
2. Desarrollar sin otorgar al cliente más competencias de las debidas
3. Optimizar hasta donde el presupuesto exige
4. Entregar y entrenar a nuestro cliente en el uso de las herramientas recibidas

… Y, por supuesto, ¡nunca bajar la guardia! Porque la clave en el desarrollo de cualquier proyecto está no sólo en seguir una metodología, sino en (ante todo) no rebajar el nivel de concentración sobre la forma en que llevamos al cliente y lo que desarrollamos en nuestra colaboración con él.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso Utilizamos cookies